Nanocódigos QR: para marcar los billetes con códigos prácticamente invisibles y evitar su falsificación.


Los códigos QR en cuestión son tan pequeños que reciben el nombre de nanocódigos. Se imprimen mediante una tinta especial que contiene fósforo, esparciéndolos con spray sobre los billetes.

A simple vista son invisibles: tan solo 'brillan' cuando se iluminan directamente con ciertos tipos de rayos láser especiales.

El sistema podría usarse para marcar y 'autenticar' prácticamente cualquier objeto, de forma práctica e invisible, un proceso que -idealmente- no podrían duplicar los falsificadores.